EL MENSAJE DE VIDA

Página índice

Página anterior

Qamatha, el creador (xhosa, Sudáfrica), envió el camaleón a la tierra para decir a la gente que nunca moriría. El camaleón se cansó durante el camino y se detuvo un rato. Llegó un lagarto y le preguntó adonde iba y el camaleón se lo dijo. El lagarto le tomó la delantera y dijo a la gente que iba a morir. Se creó un enorme alboroto y todo el mund o lloraba por su destino. El cama león, al oír los gritos, llegó a la tierra para comunicar el mensaje verdadero, pero la gente no le creyó y prefirieron creer al lagarto. Es por ello que las personas mueren.

El primer hombre y la primera mujer tenían un niño varón y Yataa, el Ser supremo (kono: Sierra Leona), les dijo a los tres que nunca morirían, que cuando sus cuerpos fueran viejos les daría nuevas pieles: se desprenderían de la piel vieja y con la nueva serían jóvenes de nuevo.

Dios envolvió las pieles nuevas y se las dio a un perro para que se las llevara. El perro transportó la caja hasta que se encontró con otros animales que estaban comiendo y éste, ansioso de participar en el festín, dejó el paquete en el suelo y se fue a comer. Uno de los animales le preguntó qué había dentro y él le explicó la historia de las pieles nuevas. La serpiente lo oyó y robó el paquete cuando el perro no miraba, lo llevó a su casa y compartió su contenido con las otras serpientes.

Cuando el perro llegó a su casa, el hombre le preguntó por las pieles, y el animal entonces le explicó el robo de la serpiente. Ambos le contaron a Yataa lo que había sucedido y Dios dijo que no les quitaría las pieles a las serpientes,

pero que a partir de ese momento no les permitiría vivir en el pueblo con los otros animales y tendrían que vivir por su cuenta.

Por esa razón, en la actualidad, cuando el hombre envejece, debe morir. Como la serpiente le robó las pieles, el hombre siempre intenta matarla.

Página siguiente