BRANWEN, HIJA DE LLYR

Página índice

Página anterior

Branwen era hermana de Bran el Bendito de Gales. Para lograr la paz entre Gales e Irlanda fue desposada con el rey irlandés Matholwch. Pero su otro hermano, Efnisien, se opuso al matrimonio y ofendió a Matholwch cuando viajaba a Harlech para la bo da mutilando a sus caballos tan gravemente que hubo que sacrificarlos.

Bran apaciguó a sus invitados con disculpas y regalos, el más precioso de los cuales era un caldero mágico de origen irlandés que podía devolver la vida a los guerreros' muertos, si bien privados de la palabra.

Branwen fue llevada a Irlanda como esposa del rey Matholwch y durante algún tiempo vivieron felizmente. Pero el resentimiento del rey, alimentado por sus consejeros, creció hasta el punto de que empezó a culpar a su mujer. La confinó a las cocinas, donde era objeto a diario de los malos tratos de los criados, y tomó medidas para asegurarse de que Bran no la encontrara. Pero Branwen entrenó a un estornino para que llevara un mensaje a su hermano, quien respondió invadiendo Irlanda.

Bran, que era un gigante, vadeó el mar de Irlanda llevando sobre sus espaldas a su flota y a sus tañedores de arpa y de laúd.

Los irlandeses se retiraron al otro lado del río Shannon y destruyeron el puente. Pero el tamaño de Bran era tal que, formando un puente, logró que su ejército cruzara el río.

Para tranquilizar a Bran, Matholwch le dijo que cedía la corona al hijo que Branwen le había dado. Pero durante la investidura Efnisien se sintió desairado y lanzó al muchacho al fuego. La lucha se reanudó y los irlandeses, gracias al caldero mágico, llevaban las de ganar. Pero Efnisien destruyó el caldero e incluso a sí mismo y los galeses vencieron dejando con vida sólo a siete hombres.

El propio Bran fue mortalmente herido por un dardo mágico y ordenó que le cortaran la cabeza y la llevaran al monte Blanco de Londres, donde había de ser enterrada mirando al este a fin de detener a los invasores. En su camino, los hombres que formaban la partida se quedaron siete años en Harlech. Visitaron el otro mundo de Gwales y pasaron ocho años en Pem-broke. A todo esto, la cabeza seguía viva sin desfallecer; de hecho, era un magnífico compañero.

Al final se enterró la cabeza de Bran según sus propias instrucciones. En cuanto a Branwen, murió en Gales con el corazón destrozado lamentando que por su causa yacieran en ruinas dos grandes países.

Página siguiente