PEREDUR, HIJO DE EFRAWG

Página índice

Página anterior

Tras la muerte en combate de su padre y de seis de sus hermanos, el joven Peredur fue llevado por su madre a vivir tranquilamente en un lugar en que no fuera tentado a tomar las armas. Pero un día tres caballeros que pasaban con sus corceles le im presionaron, por lo que dejó a su madre para seguirles hasta la corte de Arturo.

Cuando llegó, su aspecto y su ingenuidad fueron objeto de risa, pero pronto destacó derrotando y matando a un caballero que había insultado a la reina Ginebra. Mas Peredur se negó a ser uno de los caballeros de Arturo hasta haber vengado otro insulto. Había visto como Cei, el irritable compañero de Arturo, golpeaba y pateaba a dos enanos, por lo que no quiso aceptar el honor de unirse al grupo hasta que Cei aceptase su reto.

A todo esto, Peredur prosiguió sus viajes, y allí donde topaba con un enemigo de Arturo lo derrotaba y, a cambio de respetar su vida, lo enviaba a decir a Arturo que había sido vencido por Peredur, en cuyo nombre solicitaba su perdón. De resultas de ello Arturo estaba deseoso de abrazar al valeroso guerrero y envió a buscar a Peredur.

En su vagar, Peredur se encontró sucesivamente con dos tíos suyos. El primero, un pescador cojo, le dijo que nunca preguntara por las cosas que no entendía; en la corte del segundo vio una misteriosa cabeza cortada sobre una bandeja y tuvo buen cuidado de no hacer preguntas al respecto. Después de esto se enamoró de una doncella de mejillas sonrosadas y pasó cierto tiempo con los brujos guerreros de Caerloyw, quienes le instruyeron en el uso de las armas.

Finalmente Arturo localizó a Peredur, que se hallaba en lo alto de una colina soñando con el cabello negro, la piel blanca y los labios rojos de su amada. Arturo envió a varios caballeros, entre ellos a Cei, para acordar un encuentro, pero al irrumpir con rudeza en la ensoñación de Peredur, éste les hizo volver vencidos y ensangrentados. Gwalchmai, más cuidadoso, tuvo éxito donde los demás habían fracasado; y cuando Peredur supo que entre los guerreros a los que había vencido se contaba Cei, finalmente se unió a los caballeros de Arturo.

Peredur tuvo muchas aventuras en la corte, hasta que supo que la cabeza cortada que había visto en casa de su tío era la de un primo que había sido matado por los brujos de Caerloyw. Entonces Peredur se dirigió tardíamente al Castillo Encantado, donde él y el grupo de guerreros de Arturo se vengaron terriblemente de los brujos.

Página siguiente