EL ENTORNO NÓRDICO

Página índice

Página anterior

Los pueblos nórdicos creían que la vida había tenido su inicio con la fusión del hielo y el fuego; creían también que cuando llegara ragnarok, el fin del mundo, las llamas alcanzarían el cielo y la tierra sé hundiría en las aguas. La destrucción p Europa del Norte or el fuego y el agua debió de ser una imagen familiar de los poetas que ponían por escrito los mitos en la volcánica Islandia, y su visión del vapor y las llamas levantándose hacia los cielos bien pudo haberse inspirado en las erupciones volcánicas.

Las descripciones de las principales erupciones a lo largo de los siglos guardan gran parecido con la secuencia de acontecimientos de Ragnarok: montañas sacudidas por terremotos, el sol oscurecido por nubes de humo y cenizas seguidas de llamas, humo y vapor que llenaban los cielos y fundían el hielo provocando graves inundaciones junto a ríos de lava hirviente.

El gran invierno y el oscurecimiento del sol durante tres años carentes de verano eran fenómenos por los que los pueblos del norte, con sus inviernos largos y oscuro, tenían razones para temer. Concretamente Islandia conoció veranos sin oscuridad e inviernos sin luz. De todos modos esta visión apocalíptica tiene también mucho en común con el concepto del fin del mundo de otras culturas.

Página siguiente