NJORD Y SKADI

Página índice

Página anterior

Skadi era hija del gigante Thjazi, que fue muerto a manos de los aesir por haberles robado sus manzanas de oro de la juventud. Finalmente, Skadi se casó con el dios del mar Njord, y el mito de este matrimonio expresa claramente los lazos de una di vinidad de la fertilidad con un representante del invierno y la oscuridad.

Cuando llegó a su hija Skadi la noticia de la muerte de Thjazi, se armó, se revistió del casco y la cota de malla y acudió a Asgard pidiendo venganza para su padre. Los Aesir le ofrecieron compensarle por la muerte de Thjazi, y parte del acuerdo señalaba que podría escoger marido por sí misma de entre los Aesir. Pero para escogerlo tendría que limitarse a observar los pies de los posibles pretendientes.

Se preparó un desfile de todos los dioses solteros de modo que sólo se les viera los pies. Skadi les pasó revista a todos. Un par de ellos eran con diferencia los más limpios y blancos. Estaba segura de que tenía que tratarse de Balder, el más bello y blanco de los dioses, por lo que rápidamente lo pidió por marido.

El propietario de aquellos pies resultó ser Njord, dios del mar. Tenía unos pies muy hermosos y limpios, ya que el mar se los lavaba constantemente. A Skadi le costó un poco decidirse, pero finalmente se casaron.

Fue un matrimonio difícil. Skadi era hija de una montaña gigante y estaba deseosa de vivir en su morada montañosa mientras que Njord sólo se sentía cómodo cerca del mar. Intentaron hacer un trato y acordaron vivir alternativamente nueve noches en Thrymheim, el castillo de Skadi en las montañas, y nueve noches en Noatun, la casa de Njord a orillas del mar. Desgraciadamente el acuerdo no duró mucho. Ambos se sentían desesperadamente infelices en casa del otro: Njord no podía soportar estar en las montañas y oír los aullidos de los lobos, y Skadi era incapaz de mirar hacia alta mar y detestaba los gritos de las gaviotas. Finalmente decidieron vivir por separado: Njord se quedó junto al océano y Skadi vivió en las montañas, donde solía vérsela en ocasiones viajando con esquís o raquetas de nieve.

Página siguiente