HOMBRES TRANSFORMADOS EN DIOSES

Página índice

Página anterior

Entre los dioses romanos había algunos que iniciaron su vida como mortales. El fundador de Roma, Rómulo, fue supuestamente deificado tras su muerte y pasó a ser el dios Quirino. Según el mito, desapareció misteriosamente y después se presentó en s ueños a un ciudadano y le explicó que lo habían raptado y se había unido a los dioses.

En época posterior, el Senado romano divinizó formalmente a muchos personajes al morir, y en algunos casos también a sus esposas e hijos. El emperador Vespasiano dijo bromeando en su lecho de muerte: «Ay, creo que me estoy convirtiendo en dios.» Al igual que a los inmortales, se rendía culto a estos emperadores divinos, que tenían templos consagrados a ellos.

Página siguiente