CHAMANES

Página índice

Página anterior

En todo el mundo oceánico, se creía que los dioses ancestrales y de otros tipos se comunicaban a través de médiums, personas de ambos sexos y de estatus social variado, que eran poseídos por un espíritu o dios, temblaban y hablaban con su voz.

Se suponía que estos médiums eran capaces de viajar al mundo de los espíritus, curar enfermedad es, cambiar de forma, levitar y volar a lugares distantes en un abrir y cerrar de ojos. En Polinesia, los médiums eran conocidos como "anclas de espíritus". Un mito de Samoa en el que aparece una paloma con nueve cabezas se refiere a un chamán (simbolizado por un ser alado) que tiene acceso a los nueve cielos de la mitología de Samoa.

En otro mito, Maui tenía ocho cabezas, sugiriendo que el burlón más popular no era un completo experto. Tafaki, por el contrario, era un maestro chamán, parecido al irlandés Fintann, que había "trepado" al cielo más excelso en las leyendas maoríes. Adquirió muchas características del Dios cristiano, lo que sugiere que los narradores estaban influidos por las ideas de los primeros españoles o los pescadores de ballenas. Si los chamanes podían cambiar de forma, los dioses también aparecían en sus formas animales preferidas, sobre todo como tiburón o pulpo. Fehuluni, espíritu de Tonga, cambiaba regularmente de sexo para poder atrapar tanto a hombres como a mujeres.

Página siguiente