EL GRAN MONTÍCULO DE LA SERPIENTE

Por encima del arroyo Brush, en Adams County, en Ohio, un gran terraplén zigzagueante se enrosca y se desliza por la parte superior de una destacada cumbre rodeada de empinadas laderas arboladas y peñascos escarpados. Denominado Gran Montículo de Monticulo de la serpiente la Serpiente, se trata de un terraplén bajo y redondeado, de poco más de 380 m de largo, 6 m de ancho y 1,20 m de alto. Semeja una serpiente que se estira a medida que repta y presenta siete anillas extendidas y tres en la cola enroscada.

Aunque desconocemos a los constructores de este terraplén monumental, es probable que fuese obra de la cultura de Adena, que floreció en la región aproximadamente entre h. 500 a.C y 200 d.C. A pesar de que en la serpiente propiamente dicha no se han encontrado enseres fechables, a 122 m de distancia existe un montículo sepulcral de forma cónica relacionado con la cultura de Adena. La construcción de montículos fue una de las características tanto de la cultura de Adena como de la posterior de Hopewell.

En 1886, el terraplén quedó gravemente deteriorado por los buscadores de tesoros y los curiosos, para no hablar del desgaste producido por la erosión del suelo. El monumento parecía condenado a convertirse en un maizal cuando P. W. Putnam, del museo Peabody de la Universidad de Harvard, rescató el yacimiento y lo restauró.

En 1900, el Gran Montículo de la Serpiente se integró en un parque estatal y construyeron un mirador para los visitantes. Pese a su carácter oficial, actualmente el monumento está amenazado por los urbanizadores deseosos de represar el arroyo Brush y construir un lago artificial y un balneario en las proximidades del yacimiento, así como por las empresas petroleras y mineras que serían capaces de destruir el montículo para buscar gas, petróleo y uranio.

El terraplén es tan largo que sólo desde el aire se avista en su totalidad. Su magnitud indica que los constructores eran muy eficaces y estaban altamente organizados, ya que para crear la efigie hizo falta un ingente esfuerzo comunitario a fin de trasladar miles de toneladas de tierra, probablemente en cestas. Quizá cientos de personas lardaron muchos años en concluir la obra.

Da la sensación de que la efigie sostiene entre las mandíbulas un objeto oval de grandes dimensiones. Se ha postulado que el montículo representa una serpiente que devora un huevoo. Los ofidios representan un importante papel en muchas culturas aborígenes norteamericanas, lo que ha desencadenado diversas hipótesis acerca de la significación del montículo. Dada la ausencia de pruebas irrefutables, toda idea sobre la función y el objetivo exactos del Gran Montículo de la Serpiente no es más que pura especulación.

Es probable que el montículo fuera obra de la cultura de Adena, que recibe su nombre de otro yacimiento de Ohio. Las culturas de Adena y de Hopewell -que aparecieron pocos siglos después en la región de Illinois y Ohio- construyeron grandes montículos sepulcrales para los individuos de gran categoría.