SPIDER ROCK, CASA LA MUJER ARAñA

En la cúspide de la imponente aguja de Spider Rock, decían los navajos del Suroeste de Estados Unidos, tenía su casa la Mujer Araña, diosa de la tierra.

La columna es un delgado monolito de tierra roja que alcanza los 244 metros por encima Spider rock del suelo del Cañón de Chelly en el Noreste de Arizona. El cañón ha sido habitado, en diferentes épocas, por los antiguos pueblos hacedores de cestos, los predecesores de los indios pueblos, los navajos, los hopis y varias comunidades pequeñas de pueblos originarios.

De acuerdo a la mitología de los indios hopi, la residencia de la Mujer Araña guarda el portal a través del cual surgieron los humanos del útero de la madre tierra al principio de los tiempos (in illo tempore). Tal como se relata en un cuento hopi, Sotuknang, el dios del universo, creó a la Mujer Araña para que le ayudara en la tierra.

Como sustituta de Sotuknang, los indios la veían como una figura anciana y sabia. Proporcionaba un nexo entre los mundos humano y divino, a veces transportando a la gente entre las dos esferas, llevando sus almas en un cesto que salía de su útero.