ARES Y AFRODITA: GUERRA, AMOR Y SEXO

Página índice

Página anterior

Aunque se rendía culto a Ares, dios de la guerra, en todo el mundo griego, existen muy pocos mitos sobre él. Hijo de Zeus y Hera, normalmente se le representa como un guerrero fuerte, incluso brutal, pero en la mitología figura fundamentalmente co mo amante de Afrodita, gran diosa del amor y del deseo. El nombre de Afrodita significa «Nacida de la espuma»: se creía que surgió de la espuma del mar en el punto en el que habían caído los genitales cortados de Urano. La llevaron a Citera, en Chipre, donde sus sirvientas, las Gracias y las Estaciones, le pusieron adornos y aceites. Se le solía llamar «amante de la risa» y se la asociaba con todos los aspectos de la sexualidad, el matrimonio y la atracción física. En ocasiones se la representa desnuda y acompañada por Eros, el dios alado del deseo.

Afrodita estaba casada con el dios-artesano Hefesto, pero tuvo varios amantes. La historia de su aventura con Ares se cuenta en La Odisea. Helios, el sol, descubrió a Afrodita y Ares juntos y se lo dijo a Hefesto, que fabricó una red prodigiosa, fina como una telaraña y resistente como el diamante, la dejó caer sobre los amantes y los capturó en pleno adulterio. Triunfal, Hefesto convocó a los dioses para que fueran testigos de aquel escándalo, pero ellos se rieron, y Hermes y Apolo comentaron que valía la pena sufrir aquel bochorno con tal de acostarse con Afrodita. Ares quedó libre tras acceder a dar a Hefesto una recompensa, y Afrodita y él abandonaron el lugar, avergonzados.

Otro de los amantes de Afrodita fue Adonis, un cazador joven y guapo. La diosa le previno de los peligros de la caza, pero él siguió yendo a los bosques y un día lo mató un jabalí, que le corneó en la ingle. Todos los años, en la festividad ateniense de las Tesmoforias, se entonaban cantos rituales de lamento por Adonis.

Página siguiente