LOS HÉROES DE LA GUERRA DE TROYA

Página índice

Página anterior

Según Homero, en la guerra de Troya lucharon muchos grandes soldados, entre los que destacan los siguientes:

GRIEGOS:

AGAMENÓN, jefe de la expedición, a quien se califica de «sumamente regio».

AYAX, hijo de Oil eo, conocido como Ayax el menor. Violó a Casandra, hija de Príamo, en el saqueo de Troya y profanó los altares de los dioses, que por este motivo hicieron naufragar la flota griega en la travesía de regreso.

AYAX, hijo de Telamón, el guerrero más importante después de Aquiles. Testarudo y taciturno, enloqueció cuando le dieron a Odiseo la armadura de Aquiles. Intentó matar a los comandantes griegos, pero en su lugar liquidó varias ovejas y, abochornado, se suicidó.

CALCANTE, vidente de los griegos, que interpretaba los presagios divinos.

DlOMEDES, destacado guerrero, pero un tanto violento en los consejos. Hirió a Ares y después a Afrodita.

MENELAO, hermano de Agamenón que aparece frecuentemente como persona ineficaz.

NÉSTOR, el griego de más edad, pródigo en consejos.

ODISEO, el griego más astuto y prudente, partidario de Agamenón. Concibió la idea del caballo de Troya.

TROYANOS:

ENEAS, hijo de Afrodita. Huyó del saqueo de Troya y, según la mitología latina, fundó Roma.

GLAUCO, aliado licio de Troya, que intercambió su armadura con la del griego Diomedes como símbolo de sus antiguos lazos de amistad y hospitalidad.

HÉCTOR, hijo de Príamo y destacado guerrero troyano. Su muerte constituye el punto culminante de La Iliada. A diferencia de los griegos, presenta una imagen enternecedora, con su familia.

PARÍS, hijo de Príamo, seductor, sensual y afeminado. No vivió en palacio con Helena, cuyo rapto desencadenó la guerra. No se distinguió como guerrero y normalmente empleaba el arco, arma de cobardes.

PRÍAMO, rey de Troya. Le arrebató a Aquiles el cuerpo de su hijo Héctor y murió cuando cayó la ciudad.

SARPEDÓN, hijo de Zeus, muerto por Patroclo. Zeus sintió la tentación de salvarlo, pero Hera le recordó que incluso los héroes eran mortales.

Página siguiente