LANVAL

Página índice

Página anterior

Lanval, envidiado por su valor y su apostura, no gozaba de popularidad. En una ocasión se sintió desconsolado al ser invitado al pabellón de la mujer más bella. Esta le dijo que había acudido desde muy lejos para comprobar si Lanval era tan apuest o y cortés como se contaba. Hicieron el amor y a continuación la mujer dijo a Lanval que jamás hablara a nadie de ella. Si cumplía esta condición, dijo, ella se le aparecería siempre que la necesitase y le haría rico. Lanval aceptó y volvió a la corte, donde se comportó muy generosamente con sus nuevas riquezas.

Su fama creció hasta que un día la reina Ginebra se le insinuó. El la rechazó diciendo que era fiel a una dama mucho más hermosa. Ginebra dijo a Arturo que Lanval la había insultado, por lo que debía ser castigado.

Lanval fue juzgado e instado a presentar a la dama que era más hermosa que Ginebra. El se negó, y cuando las cosas se empezaron a poner difíciles la dama se presentó radiante sobre un caballo blanco. Todos aceptaron que Lanval había dicho la verdad y recuperó su libertad. Entonces cabalgaron juntos hasta Avalon y nadie más volvió a verlos.

Página siguiente