EL SEÑOR DEL OTRO MUNDO CELTA

Página índice

Página anterior

Un día, mientras cazaba, pwll, príncipe de dyfed, ofendió a arawn, rey del otro mundo, apartando a sus sabuesos de un venado que habían capturado. Para hacer las paces aceptó una propuesta.

Había un rey vecino llamado Hafgan que siempre ame nazaba el reino de Arawn. Este pidió a Pwll que adoptara su aspecto y que pasara en su lugar un año en el otro mundo. Al cabo de este tiempo tenía que matar a Hafgan.

Pwll estaba dispuesto a ello, pero le preocupaba lo que sucediera en sus tierras durante su ausencia. Arawn ya había pensado en esto: adoptaría el aspecto de Pwll y ocuparía su puesto en Dyfed. Esto satisfizo a Pwll e intercambiaron su apariencia. Pero antes de partir Arawn avisó a Pwll de que si Hafgan era herido por segunda vez tras recibir una herida mortal, volvería a la vida. Pwll se comportó honrosamente y, aunque la esposa de Arawn creyó que era su marido, no yació con ella ni una vez. Al cabo de un año mató a Hafgan con una única flecha y volvió a su país, comprobando que su reino había estado en buenas manos. Cuando contó a su pueblo lo sucedido le dieron el título de Señor del otro mundo.

Página siguiente